Ir a contenido
Conoce los criterios para la clasificación de envases y en qué consisten

Conoce los criterios para la clasificación de envases y en qué consisten

Contar con el envase adecuado permite que tus productos conserven sus propiedades intactas. Además, ayuda a fortalecer la marca, ya que a través de este se puede ofrecer una grata experiencia al cliente. Para seleccionarlo, es importante conocer los criterios empleados en la clasificación de envases. Así será más fácil identificar cuál es el más indicado según sus cualidades.

Existen diferentes categorías para dividir a los envases. Algunas los agrupan en función de su relación con el producto; otras, según sus características físicas (capacidad, tamaño, forma). A continuación, encontrarás los diferentes tipos de envases para productos más comunes que existen en el mercado. ¡Evalúa las alternativas y escoge la más adecuada según tus necesidades!

Clasificación de envases 

Relación con el producto

Según su vínculo con la mercancía, esta categoría divide a los envases en tres grupos:

Primario

Es la envoltura encargada de contener, proteger y conservar el producto. En algunos casos, incluso controla o dosifica el consumo. Recibe este nombre porque es el material que está en contacto directo con el contenido. Por lo mismo es muy importante en el marketing del producto, ya que: 

  • Contiene información sobre sus características. 
  • Su forma y colores son los encargados de llamar la atención del consumidor. Ejemplo de ello son las latas de refresco, botellas de cerveza o bolsas de azúcar.

Secundario

Contiene uno o varios embalajes primarios. Su principal función es proteger durante el envío o tránsito, así como facilitar su distribución. La mayoría de esta clasificación de envases se desecha una vez que la mercancía se utiliza. Por ejemplo, una caja de cereal. En este caso, el cartón sería el embalaje secundario; la bolsa de plástico, el primario.

Terciario

Permite agrupar varios de los envases anteriores. Se encarga de distribuir, unificar y proteger el contenido durante toda la cadena de suministro. Las cajas de cartón corrugado que contienen varias latas de leche son un ejemplo de esta clasificación de envases.

Resistencia de sus materiales 

De acuerdo con su constitución o dureza, encontramos estas clasificaciones:

Rígidos

Tienen una forma definida que no puede ser modificada. Su nivel de rigidez es tal que permite colocar más envases sobre él (estibado) sin sufrir daños. Ejemplo de ello son las botellas de metal o vidrio.

Flexibles

Están elaborados con películas plásticas, papel u hojas de aluminio. A diferencia del tipo anterior, esta clasificación de envases no permite colocar más producto arriba. Sin embargo, facilita su manipulación. 

Semiflexibles

Se encuentra entre los dos modelos anteriores. Su resistencia a la compresión es mejor a la de los envases flexibles, pero menor a los rígidos. La botella de aceite de cocina es un ejemplo de este tipo.

Capacidad del envase 

Están diseñados para incluir uno o más artículos. Además, se dividen en los siguientes tipos: 

Unitario

Está diseñado para contener un único producto. Debido a esto, es de los envases más utilizados en la industria. Ejemplo de ello es el frasco de café.

Múltiple

Contiene dos o más artículos, pero deben ser del mismo tipo o variedad. Comúnmente, esta clasificación de envases está destinada para ser vendida al consumidor. También se le conoce como pack o agrupador. Su intención es aumentar la cantidad de mercancía vendida. Ejemplo de ello es un paquete que contiene dos bolsas de pan de caja.

Colectivo

Son como el envase anterior, solo que los artículos pueden ser de diferentes clases. Por ejemplo, una bolsa de chocolates donde dos paquetes son de galleta, dos envinados y dos con nuez.

Objetivo estratégico

Además de proteger el contenido, el envase también debe cumplir con una meta comercial o de branding establecida. Es así como se encuentran las diferentes clases:

De líneas de producto o familias

Es cuando el mismo tipo o grupo de artículos utiliza envases similares o iguales en color, forma, material, etc. La meta es que el cliente reconozca fácilmente que pertenecen a la misma clasificación o marca. Por ejemplo, algunos empaques de salsas para carnes.

Múltiple

Contiene varias unidades del mismo producto, pero a un precio inferior. El objetivo de esta clasificación de envases es incentivar la compra adquiriendo ese paquete con varios artículos, en lugar de hacerlo por separado. Esto es muy común en el yogurt o las bebidas.

De uso posterior

En este caso, el contenedor se convierte en un recipiente que puede ser usado después para diversos fines. Por ejemplo, la pintura envasada en baldes de plástico.

Promocional

Además de proteger la mercancía, busca atraer la mirada del consumidor. Esto puede hacerlo a través de colores o diseños llamativos. Un ejemplo son las cajas de galletas con motivos navideños. 

Vida útil

Según el tiempo de existencia del envase, se puede dividir en:

Retornable o reutilizable

Se busca que sean devueltos al fabricante, quien será el encargado de limpiarlos y dejarlos listos para que vuelvan a ser llenados con el mismo producto. Los tarros de crema facial utilizan esta clasificación de envases. De hecho, algunas marcas otorgan descuentos o muestras gratis a sus clientes que devuelven estos contenedores una vez que usaron el producto.

No retornable o descartable

Esta clasificación de envases se diseña con el fin de ser usada una sola vez y después desecharse. Por ejemplo, los contenedores de jabones o aceites de limpieza.

Reciclables

Posterior a su uso pueden ser procesados para obtener un artículo similar o diferente al original. Lo importante es que sus materiales pueden reutilizarse. Por ejemplo, las botellas de PET.

Así es como los envases se clasifican en diferentes categorías. Pueden ser según su relación con el producto, uso, capacidad, tamaño, forma, entre otros. Son utilizados para proteger el producto, pero también son útiles en el branding de tu marca, el envío y la distribución durante toda la cadena logística. 

Ahora que ya conoces la clasificación de envases más utilizada en la industria, será más fácil para ti seleccionar la más adecuada. No olvides tomar en cuenta las características de tu mercancía, marketing y necesidades logísticas.

Referencias bibliográficas

Cajas de Cartón. (2017, 11 de julio). Tipos de envases y embalajes: diferencias y características. https://www.cajadecarton.es/blog/tipos-de-envases-y-embalajes

Diseño de Envases y Embalajes. (2012, 28 de enero). Clasificación de los envases. https://disenodeenvasesyembalajes.blogspot.com/2012/01/los-envases-se-clasifican-segun.html

Mendoza Rosa, C.R., Alfaro Díaz, J.D. y Paternina Arboleda, C.D. (2015). Manual práctico para gestión logística. Ediciones Uninorte. https://dialnet.unirioja.es/servlet/libro?codigo=653185

Artículo anterior Tapas plásticas para envases: cómo seleccionar la más adecuada
Artículo siguiente ¡Conócenos!